Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 7 de junio de 2011

Los antojos en las embarazadas


La mayoría pensamos que el embarazo es la época en la que todo es posible y si de alimentación hablamos con más razón. Todos conocemos los famosos antojos (esos caprichos culinarios que atacan a las futuras mamas de forma irrefrenable)
La explicación científica dice que los antojos que se producen en el primer trimestre del embarazo corresponden a los cambios hormonales que experimenta la mujer y la carencia de electrolitos, vitaminas y minerales debido a los cambios físicos.
Junto con los antojos, la embarazada experimenta una sensibilidad extrema ante algunos olores como de café, cigarrillo, gasolina, que se vuelven insoportables para su olfato. Durante los primeros meses los antojos se inclinan hacia alimentos dulces, ácidos y salados como frutas rojas, chocolates, snacks de todo tipo o platos especiales como alguna receta única de la madre de la embarazada. Algunos de los alimentos que más rechazan las embarazadas durante este tiempo son los huevos, el pollo, el pescado, las verduras y las pastas.

Después tenemos los antojos que vienen después del primer trimestre y los médicos los relacionan con la necesidad de cariño y la emocionalidad excesiva que experimentan las mamas durante el embarazo. Dicen que los antojos en esta fase son la una forma indirecta de pedir cariño y atención. En esta fase suele darse lo que se llama el “síndrome de empollar” que se manifiesta en el hombre con un hambre excesiva e igual de exótica que los antojos de su esposa.

El consejo para los padres y familiares de una embarazada es: consentir el antojo en la medida de lo posible, ya que esto demuestra a la embarazada que la acompañan y la cuidan.

Estos cambios forman parte de las alteraciones fisiológicas que experimentan los sentidos en un ambiente hormonal propicio como es el embarazo. Hay mujeres que experimentan un aumento de la agudeza visual, otras experimentan un incremento importante a la hora de percibir los olores (ya sean olores agradables como también desagradables) otras un incremento en el gusto de los alimentos, y no por esto representa que estas alteraciones traduzcan ningún tipo de entidad patológica ni carencial para el feto.

Se destierra el papel del antojo como algo importante, quedando meramente relegado a una de las muchas curiosidades que experimentan las embarazadas en este momento tan importante de su vida.

fuente: femenino.info
Si te ha gustado la entrada no dudes en twittearla o regalar un "me gusta" ♥☺
¡! Gracias ¡!
Maternidadypsicología


1 comentario:

  1. Anónimo13:25

    muy bueno el informe me sirbe mucho para un trabajo que tengo que esponer .. gracias

    ResponderEliminar

¡¡Gracias a tu comentario, por pequeño que sea, nuestro Blog se hace más y más grande!!

Large Grey Polka Dot Pointer