Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 29 de febrero de 2012

COMO AYUDAR A COLOCARSE AL BEBÉ SI ESTÁ DE NALGAS


Navegando por la red, he encontrado esta serie de técnicas que pueden ayudar a que nuestro bebé se coloque en posición cefálica (cabeza hacia abajo) y cambie su posición podálica (de nalgas). Espero que os sirvan de ayuda. Hay mucha variedad, y cada una que elija la opción que mas le convenga...

TEN PRESENTE ESTOS CONSEJOS:
•Ponte a cuatro patas con las manos y las rodillas un poco separadas entre si, manteniendo la espalda recta.
•Curva la espalda, redondeándola como hacen los gatos. Mete la tripa y la cabeza como si te hicieras un ovillo.
•Quédate entre 5 y 10 segundos en esta postura y vuelve a la postura de partida.


MUXIBUSTIÓN, TERAPIA CHINA:
Es una técnica de la medicina tradicional china que consiste en aplicar una especie de puros de artemisa con la punta caliente en un punto determinado. Para que el bebé se dé la vuelta se aplica “en el punto 67 del meridiano de Vejiga”, comenta Arturo López Sans, acupuntor. Ese punto se corresponde con el dedo menique del pie. “Se hace entre las semanas 33a y 35a de embarazo, durante una semana, 15-20 minutos al día.

Es importante aguantar al máximo el calor, pero sin llegar a producir quemaduras“, añade. Su tasa de éxito es tan alta que se trata de uno de los pocos métodos de la medicina oriental que han tenido el reconocimiento de publicaciones médicas occidentales. La revista Jama publico una investigación realizada por Francesco Cardini, físico de Verona (Italia), y el doctor Juang Weinx, del Hospital de Mujeres de Jiangxi, en Nanchang (China), para evaluar la eficacia de la combustión. Para ello se formaron grupos con 260 mujeres primerizas que estaban en la 33a semana y con el feto de nalgas. A cada una se le asigno un tratamiento para que el feto variase de posición. La mitad recibió el tratamiento tradicional chino, y las restantes, otras terapias.

La muxibustion se aplico durante una semana, con sesiones de 15 minutos diarios. El resultado demostró que un 74 por ciento de los fetos del grupo tratado con esta terapia cambio su posición a la de cabeza, frente al 48 por ciento de las madres que recibieron otros tratamientos.

TÉCNICA DENOMINADA: VERSIÓN EXTERNA


Consiste en mover al bebe a través de la pared abdominal para darle la vuelta. Es una de las prácticas obstétricas más antiguas, ya que se realiza desde tiempos de Hipócrates (en el siglo V antes de Cristo). Durante algún tiempo dejo de practicarse por el riesgo que conllevaba, pero hoy se realiza con unos medios técnicos (como la ecografía o el monitor fetal) de los que se carecía antes, que minimiza mucho el riesgo. “La versión externa del feto se realiza entre las semanas 37a y 38a porque tiene que ser cerca del parto para que al bebe no le dé tiempo a darse de nuevo la vuelta”, explica el doctor Antonio de la Torre, responsable de la unidad de parto del Hospital Reina Sofía, de Córdoba, uno de los centros donde se realiza esta práctica.

Pero no se hace en todos los casos, sino solo en los QUE REÚNE CIERTOS REQUISITOS:

•Cuando la placenta se encuentra bien ubicada, es decir, en un lateral, alejado del cuello uterino.
•Cuando la mujer no ha tenido cesáreas previas u otras circunstancias que puedan provocar una rotura uterina. “Escojo muy bien a la paciente para que no haya complicaciones”, dice el doctor De la Torre. Además esta técnica, como ya comentábamos, se realiza con todos los medios para que sea segura. “Se cita a la mujer en el hospital y se realiza en un quirófano, para estar preparados, por si surge una complicación. Se aplica un relajante uterino y se realiza con la ayuda de un ecógrafo”, nos dice el doctor. Además, se usa un monitor que controla los latidos del corazón del feto y su bienestar.

TÉCNICA: MÉTODO LENOARMI
En el método Lenoarmi hay unos programas específicos para la maternidad; uno de ellos se compone de una serie de movimientos que la mamá debe realizar dentro del agua, “donde se encuentra en estado de ingravidez similar al de su bebe y en simbiosis con él. Con ellos, al bebe se le brinda la oportunidad de girarse si es que no hay ningún impedimento fisiológico para ello”, afirma Montse Rigola, responsable del departamento maternal de Lenoarmi.

“La madre hace en el agua una serie de giros de modo fluido y coordinado, y con ellos se le invita al bebe a que haga el giro. Se recomiendan dos o tres sesiones. Nuestra experiencia ha demostrado muy buenos resultados”. Esta técnica resulta además muy agradable para la madre, dado que para ella el agua es un medio que le resulta muy cómodo puesto que no se encuentra pesada. “Estos ejercicios benefician tanto a la madre como al bebé Se pueden hacer a partir de que el ginecólogo constata que el bebe esta de nalgas”, concluye Montse Rigola.

TÉCNICA DE RELAJACIÓN:
Ya te hemos comentado que el estrés puede ser una de las causas por las cuales tu hijo se resista a ponerse boca abajo para nacer, ya que agarrota los músculos, incluido el útero. Si se encuentra tenso es probable que no deje al bebé moverse con libertad. Para evitar o, mejor prevenir este problema, lo mejor es que te relajes y, sobre todo, que te comuniques con tu pequeño. No es necesario que mantengas conversaciones a viva voz con él.

Tu bebé se encuentra dentro de ti y vuestra comunicación va a mucho mas allá de las meras palabras. Mantén una actitud y pensamientos positivos; así segregaras hormonas y sustancias bioquímicas que le llegan al feto y le benefician en su desarrollo. Debes pensar que todo va a ir bien y “animar” a tu pequeño a que se de la vuelta.

Dile lo bueno que sería para él y para ti que se girase, lo mucho que le quieres y las ganas que tienes de ver su carita. Acude a un centro donde te enseñen técnicas de relajación y ponlas en práctica. “Permite que el bebé se desencaje de la pelvis”

PRÁCTICA YOGA:
Los especialistas en yoga creen que el niño se encuentra en mala posición a la hora de nacer por la tensión que la madre tiene en la parte inferior de su cuerpo. Para aflojarla puedes practicar estas posturas:

•En cuclillas: resulta muy adecuada a lo largo de todo el embarazo porque crea espacio para que el bebé pueda moverse con libertad, además de permitir abrir la zona de la pelvis, incrementando la circulación sanguínea en el perineo. Ponte de pie con los pies separados unos 30 cm, dobla las rodillas y, una vez que las manos han tocado el suelo, acaba de descender lentamente.
•Tumbada en el suelo con las rodillas dobladas y los hombros pegados en el suelo, levanta las caderas, de forma que la columna quede a unos 45° del suelo. Se debe mantener esta postura durante unos 15 minutos y conviene practicarlo varias veces al día. Con esta postura se persigue que el peso de la barriga provoque un ascenso del diafragma y quede así más espacio para que el bebé pueda girar.
•Al mismo tiempo que realizas estas posturas, practica la visualización. Es decir, imagina o, mejor, “observa” como tu bebe se va dando la vuelta. Este ejercicio hoy es mucho más fácil gracias a las ecografías, sobre todo las de tres o cuatro dimensiones, ya que en ellas ves realmente c6mo es tu bebé y no tienes que echar mano de la imaginación

Fuente: articulosinformativos.com


sábado, 25 de febrero de 2012

EMBARAZADA 32 semanas

¡Hola!

Recta final del embarazo...Tercer trimestre y último...
Os cuento que en general me encuentro bastante bien. He comenzado con las clases de preparación al parto, y estoy aprendiendo un montón. Sobretodo a relajarme, aprender las respiraciones que podrán ayudarme cuando llegue el momento de dar a luz, y a no tener miedo al parto. Si os soy sincera, mi mayor miedo no es el dolor, o lo que pueda llegar a sentir yo. Lo que verdaderamente me preocupa es que mi hijo nazca bien. Ante todo, sano y sin complicaciones.
Comienzo a notar las contracciones de braxton hicks. El abdomen se pone muy duro, y tira bastante. No suelen doler mucho, pero notas molestias. Todavía estoy trabajando, pero en breve me darán la baja. Me noto cansada y quiero llegar bien al gran momento. Si se adelanta, o si tengo que hacer mas esfuerzos no quiero estar agotada. Los preparativos van bien, ropita, muebles, la canastilla...son un montón de cosas y todavía queda mucho por hacer. No estoy nerviosa, pero si tengo muchas ganas de verle la carita. Se mueve mucho, y aunque es un poco perezoso y está de culete, yo espero que pronto se de la vuelta.
Os deseo lo mejor a todas: a las que estáis buscando un bebe, paciencia y esperanza...os aseguro que todo llega. Para las que estáis esperando la llegada de vuestro hij@ como yo, ánimo y disfrutad de estos momentos tan bonitos que estamos viviendo. Y para las que ya sois mamas, os animo a contarnos vuestras experiencias y nos ayudéis a las mamis inexpertas. Yo espero aportar mi granito de arena en todos los casos con las entradas que publico. Si os apetece que trate algún tema en particular, no dudéis en pedírmelo en vuestros comentarios. Estaré encantada de poder ayudaros.
¡Un abrazo y hasta pronto!

martes, 21 de febrero de 2012

CONTRACCIONES: Qué son y como diferenciarlas


¿Qué son las contracciones?

Se llama contracción al endurecimiento del abdomen como consecuencia de la actividad del músculo uterino. Puedes percibirlas si su intensidad supera los 10 mmHg, que es el tono que normalmente tiene el útero.

¿Cuáles son los diferentes tipos de contracciones?


Existen diferentes tipos de contracciones:

Contracciones focales
Se deben al estímulo de sólo un sector del útero, generalmente consecutivas a un movimiento del bebé.

Contracciones generalizadas

Comienzan en un sector cualquiera del útero y se transmiten a todo el mismo. Pueden deberse a movimientos del bebé, cambios de posición (de acostada a sentada), irritación uterina por tener la vejiga ocupada o por congestión intestinal.

Contracciones de Braxton Hicks

Comienzan a partir del quinto o sexto mes del embarazo o incluso antes, y se caracterizan porque abarcan todo el útero, tienen un gradiente descendente (van del fondo del útero hacia la vagina). No son dolorosas y sólo se siente que el abdomen se endurece y da una sensación de tensión abdominal cuando aparecen. Duran aproximadamente entre 30 y 60 segundos. Corresponden a un ejercicio del músculo uterino para prepararse para el día del parto. El útero, como todo músculo, debe tener un cierto entrenamiento para soportar el trabajo que significa el parto. Ese día deberá contraerse por un período de aproximadamente 9 horas y si no tuviese un entrenamiento adecuado se agotaría.

Contracciones de parto

Las contracciones del parto son diferentes. Son muy regulares, cada dos o tres minutos y llegan a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una. No pasan desapercibidas porque la mayoría de las veces son dolorosas. Por lo general también van asociadas a la expulsión del tapón mucoso, que es un flujo gelatinoso, muchas veces manchado con sangre, y una nueva sensación de presión en la vagina, provocada por la cabecita del bebé que presiona el periné y el recto, dando sensaciones similares a las de querer evacuar los intestinos. Una característica típica del trabajo de parto es que entre contracción y contracción los dolores cesan, permitiéndote en esos momentos realizar ejercicios respiratorios profundos y relajar tus músculos para poder sobrellevar mejor la próxima contracción.

¿Por qué duelen las contracciones?

Durante la contracción del músculo, los vasos que lo irrigan quedan exangües, lo cual produce transitoriamente falta de oxígeno del tejido o anoxia. La anoxia determina el dolor. Cuando el músculo se relaja, sus vasos vuelven a irrigarse y el dolor desaparece.

¿Cuándo debería llamar al médico si estoy con contracciones?

Debes llamar al médico si presentas contracciones de parto, es decir contracciones rítmicas y regulares, especialmente si aún no te encuentras cerca de la fecha probable de parto. Si ya estás en fecha de parto y si a pesar de distintas técnicas no ceden (ducha caliente, reposo en decúbito lateral izquierdo o luego de tomar un analgésico), las contracciones continúan, debes llamar a tu ginecólogo o acudir al hospital, ya que el trabajo de parto ha comenzado. En primíparas, la señal es que ocurran cada 5 minutos durante 1 hora. En multíparas cada 10 minutos durante 1 hora.


Fuente: babysitio

martes, 7 de febrero de 2012

LAS CLASES DE PREPARACIÓN AL PARTO


Si vas a tener tu primer hijo, es muy probable que te sientas abrumada por las preguntas, los miedos y, simplemente, por no saber qué esperar. Muchos padres primerizos sienten que las clases de preparación para el parto realmente pueden ayudarlos a calmar sus preocupaciones y responder a muchas preguntas.
Estas clases cubren todo tipo de temas relacionados con el parto, incluidas técnicas de respiración, manejo del dolor, parto vaginal y parto por cesárea. Pueden ayudarte a prepararte para muchos aspectos del parto; por ejemplo, para los cambios que implica el embarazo, el parto y el alumbramiento, así como la educación postnatal.
En general, los padres primerizos asisten a clases de preparación para el parto durante el tercer trimestre del embarazo, cuando la madre está aproximadamente en el séptimo mes. Pero existen muchos tipos diferentes de clases que comienzan antes y después de eso. Es una buena idea hablar con tu médico acerca de los distintos tipos de clases que se ofrecen.
Beneficios de asistir a una clase de preparación para el parto

Una clase de preparación para el parto puede proporcionarte un espacio para realizar muchas preguntas y ayudar a tomar decisiones fundamentadas sobre temas clave relacionados con el nacimiento de tu bebé. Entre la información que puede averiguar en las clases de preparación para el parto se incluye:
  • Cómo se está desarrollando el bebé
  • Desarrollo saludable durante el embarazo
  • Signos de advertencia que  indican que algo está mal
  • Que hacer para que el  embarazo, trabajo de parto y alumbramiento sean más placenteros
  • Técnicas de respiración y relajación
  • Cómo delinear un plan para el parto
  • Cómo distinguir cuándo estás de parto
  • Opciones para aliviar el dolor durante el trabajo de parto
  • Qué esperar durante el parto y el alumbramiento
  • El rol del asistente o compañero que ayudará en el trabajo de parto
Muchas clases también tratan temas relacionados con lo que se debe esperar después del nacimiento del bebé, lactancia, el cuidado del bebé y el manejo de los cambios emocionales ocasionados por la nueva paternidad. Además, en las clases de preparación para el parto, es posible que encuentres apoyo en otras parejas que esperan un bebé. ¿Quién podría comprender mejor los altibajos del embarazo que otras parejas que también están pasando por lo mismo? Muchas personas encuentran amigos en las clases de preparación para el parto que conservan durante mucho tiempo después del nacimiento de sus hijos.
Si el asistente que te ayudará en el parto es también el padre del bebé, asistir a las clases juntos puede significar una mayor participación de parte de él en el embarazo, y puede resultar una buena experiencia para crear lazos afectivos. Al igual que la madre, el padre también puede aprovechar para saber qué esperar cuando la madre se ponga de parto y cómo ayudar durante ese proceso. Algunas clases tiene una sesión solo para padres, en la que los hombres pueden conversar sobre sus propias preocupaciones acerca del embrazo y el parto. También hay clases dirigidas únicamente a padres primerizos. Algunas clases incluso ofrecen una sesión especial para abuelos primerizos, lo que constituye una fabulosa manera de participar en el proceso y asegurarse de que ellos estén al tanto de las técnicas más recientes sobre cuidado de bebés y seguridad.
El objetivo común de todas las clases de preparación para el parto es proporcionar el conocimiento y la confianza que  necesitas para dar a luz y tomar decisiones fundamentadas. Esto incluye reducir la ansiedad con respecto a la experiencia del parto, así como también brindar diversas técnicas de control para ayudar a manejar el dolor. Recuerda que el objetivo primordial es tener una mamá sana y un bebé sano.
Fuente: kidshealth.org


Large Grey Polka Dot Pointer