Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 4 de diciembre de 2012

Parto vaginal después de una cesárea (VBAC)


La antigua frase de que “una vez que hubo una cesárea, siempre habrá otra”, ya no tiene validez. En el pasado, se creía que si una mujer daba a luz por cesárea una vez, todos sus demás hijos debían nacer de la misma manera. Actualmente, muchas mujeres pueden tener partos vaginales después de haber tenido un parto por cesárea. A esto se le conoce como parto vaginal después de una cesárea (VBAC por sus siglas en inglés).

Candidatas para un VBAC:

De acuerdo con el Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología (ACOG), las siguientes mujeres son candidatas para un VBAC:
  • La mujer ha tenido un parto previo por cesárea transversal baja. Esto se refiere al corte en el útero, no al que está en el vientre. Si usted ha tenido una cesárea anteriormente, su médico puede pedirle que obtenga una copia del informe de su primera cirugía para verificar qué tipo de incisión tuvo en el útero.
  • La mujer no ha tenido otras cicatrices o rupturas uterinas, ya sea de partos por cesáreas anteriores o por otro tipo de cirugías.
  • La mujer tiene una pelvis lo suficientemente grande permitir un parto vaginal
  • El parto se llevará a cabo en una institución con un médico disponible inmediatamente a través de todo el trabajo de parto activo, quien puede monitorear el feto y llevar a cabo una cesárea urgente si es necesario.
  • El parto se llevará a cabo en una institución en donde también hay disponibilidad inmediata de anestesia y personal en caso de que sea necesario realizar una cesárea urgente.
La ACOG ha afirmado específicamente que si una mujer está planificando un parto por VBAC, se debe disponer, durante todo el trabajo de parto en sí, de un equipo médico apropiado, incluyendo un anestesiólogo, en caso de que sea necesario realizar una cesárea de emergencia. Es probable que los hospitales pequeños no tengan los recursos para realizar el control que requiere un parto VBAC o una cesárea de emergencia para estos casos y que, por consiguiente, no se pueda practicar el VBAC.

Mujeres que NO deben tener un VBAC:

Una de las principales preocupaciones de tener un parto vaginal después de una cesárea es la posible ruptura del útero, lo cual podría ser peligroso para usted y el bebé. Por esta razón, la ACOG ha elaborado algunas recomendaciones para las mujeres que no deben intentar tener un parto vaginal después de una cesárea. Dentro de estas mujeres están:

 
  • Mujeres con una incisión vertical alta (o clásica, en forma de T) en el útero
  • Mujeres con antecedentes de cirugía uterina extensa
  • Mujeres con una pelvis pequeña o que van a dar a luz un bebé grande: es posible que no sea seguro para el bebé pasar a través de la pelvis
  • Aquellas con un problema de salud o afección obstétrica, como placenta previa o desprendimiento prematuro de la misma.
  • Mujeres que dan a luz en un hospital que no cuenta con un equipo médico disponible para controlar un parto vaginal después de una cesárea y una operación de emergencia.
  • Ruptura uterina previa
  • Mujeres con dos cesáreas previas y ningún parto vaginal previo

Los beneficios de un VBAC:

Estadísticamente, casi un 60 - 80% de las mujeres que intentan tener un parto vaginal después de una cesárea son capaces de dar a luz a través de la vagina. Si usted está considerada como una candidata para este procedimiento, existen algunas ventajas de tener un parto vaginal a tener uno por cesárea. Algunas de ellas son:
  • Periodo más corto de hospitalización
  • No tener una cirugía abdominal
  • Menor riesgo de transfusión de sangre e infección.
  • Recuperación total más rápida
  • Puede evitar cesáreas múltiples en el futuro si está pensando en tener una familia numerosa (con tres o más niños)
Sin embargo, cabe destacar que algunas mujeres que tratan de tener un parto vaginal terminan con una cesárea y no tienen la oportunidad de disfrutar de estos beneficios.

Riesgos:

El mayor riesgo de parto vaginal después de una cesárea es la ruptura del útero. El riesgo de ruptura del útero con una cesárea transversal baja es de casi un 1%, mientras que el riesgo de ruptura del útero con una cesárea clásica previa es de 8 a 10%. En un gran estudio reciente, aproximadamente 1 de cada 2,000 mujeres que intentaron un parto vaginal después de una cesárea también tuvieron mayor probabilidad de necesitar una transfusión de sangre y de tener una infección en sus úteros que requirió antibióticos. Por otro lado, alrededor de 3/4 de las mujeres que intentaron tener un parto vaginal lo lograron. Estas mujeres evitaron la cirugía y tuvieron una recuperación más rápida comparada con las mujeres que optaron por repetir una cesárea programada.

La decisión final es tuya:

La clave para tomar una decisión sobre un parto vaginal después de una cesárea está en conversar con el médico sobre los riesgos y beneficios tanto para ti, como para tu bebé. Las circunstancias son diferentes para cada mujer y es importante buscar la orientación de tu médico para hablar sobre los riesgos.
En última instancia, la decisión es tuya. Cuanta más información y comprensión tengas acerca de un parto vaginal después de una cesárea, más fácil será tomar una decisión.

fuente: http
://www.umm.edu



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias a tu comentario, por pequeño que sea, nuestro Blog se hace más y más grande!!

Large Grey Polka Dot Pointer