Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 18 de diciembre de 2013

CONSEJOS “DE PESO” PARA MANTENERTE DURANTE EL EMBARAZO Y NO ENGORDAR EN EXCESO




La verdad es que en mi caso, tuve bastante suerte antes y después del embarazo. Engordé en total unos 10 kilos y al poco tiempo de dar a luz y gracias a la lactancia materna conseguí perder los kilillos de más y quedarme incluso mejor que antes del embarazo. Me cuidé bastante es verdad, sobretodo durante el embarazo, por eso os pongo unas recomendaciones que estoy segura os ayudarán. Después del parto os reconozco que me cuidé menos, pero el tener muuuuuuuuuuucha más actividad con mi peque y darle el pecho hicieron el resto.
Os dejo unos consejillos para que sigáis estupendas y recordad… “Comer saludablemente durante el embarazo no depende de las cantidades, sino de la variedad y calidad de los alimentos”


El apetito aumenta en el embarazo, de esta forma
el organismo se asegura que comerás lo suficiente para ti y para el bebé. Pero las necesidades energéticas del embarazo sólo aumentan un 15% de tu gasto habitual, no el doble. El dicho de “comer por dos” sólo habla de la responsabilidad de satisfacer las necesidades nutricionales del feto en desarrollo. El incremento de calorías requerido no llega a ser mayor a 450 calorías al final del embarazo; de hecho, gastarás más calorías en la lactancia que embarazada.
No se trata de comer más sino de comer mejor, y eso significa elegir alimentos de buena calidad y seguir una dieta equilibrada. Todo lo que comas deberá ser bueno para ti y para el bebé. En cuanto a las cantidades, se recomienda que la dieta sea suficiente: que no comas ni de más ni de menos.
Lo más conveniente es empezar a tomar de cinco a seis comidas pequeñas diarias.

EXIGENCIAS NUTRICIONALES DEL BEBÉ
Durante el embarazo, tú eres la única fuente de nutrientes para el bebé: cada caloría, vitamina, mineral o proteína que necesite el bebé, tiene que recibirla de ti.
La mejor manera de satisfacer estas exigencias es comer de forma sana, procurando que tu dieta sea lo más variada posible, pues eso la hace más nutritiva.

NO SOLO SE TRATA DEL BEBÉ
La dieta debe ser adecuada  para ti también para que dispongas de mejores reservas para afrontar y recuperarte del embarazo, el parto y la lactancia. Una buena alimentación durante el embarazo ayudará a reducir el exagerado aumento de peso, la elevación de la presión o de la glucosa, las náuseas, calambres, y numerosas molestias durante y después de tu gestación.

CALORÍAS INÚTILES
El aumento de la sensación de hambre es real, pero puedes saciarla con calorías de calidad no con calorías inútiles
No es lo mismo consumir 100 calorías de frituras o pasteles de chocolate, que de frutas con queso y pan integral. Existen alimentos que únicamente aportan azúcar o grasa saturada y que además no contienen vitaminas, minerales y nutrientes importantes, así que de lo que se trata es de que uses tus calorías lo más inteligentemente posible.
Recuerda reducir al máximo o limitar los siguientes alimentos:
-         Azúcar blanco o moreno
-         Frutas en almíbar
-         Refrescos
-         Zumos industriales
-         Pan blanco
-         Chocolates (si has de tomarlo opta por los que tengan más concentración de cacao, más del 70%)
-         Cereales endulzados con azúcar refinada
-         Embutidos
-         Salsas cremosas o elaboradas a base de nata y/o azúcar
-         Alcohol, en  ninguna cantidad.


  TU HAMBRE NO ES LA DEL BEBÉ
Has de saber que cuando tienes hambre no es porque el bebé lo tenga. La naturaleza le da prioridad a la nueva vida, de tal modo que el feto se alimenta de las reservas que tengas. Si tu dieta es carente de algún nutriente, el peligro máximo lo corres tú. Por ejemplo: si en tu dieta falta calcio, el bebé lo tomará de tu cuerpo y la que correrá el riesgo por déficit eres tú.


ALGUNAS IDEAS PARA PICAR ENTRE HORAS
Para evitar el cansancio, el hambre, incluso las náuseas, se recomienda comer pequeñas comidas a lo largo del día. Así que no está mal que seas previsora y lleves en el bolso algún tentempié por si asalta el gusanillo a media mañana.

AUMENTO DE PESO
Lo normal es que una mujer aumente aproximadamente 9 o 12 kilos durante las 40 semanas del embarazo. Esto hace que el bebé tenga, aproximadamente, de tres a cuatro kilos y el resto está formado por el sistema de apoyo (placenta, aumento de volumen sanguíneo, líquido amniótico, fluidos, grasa y tejido mamario).

NUTRICIÓN ESENCIAL PARA EL FETO
Proteínas: Los aminoácidos que proporcionan las vitaminas son los más importantes para el bebé; éstos brindan elementos estructurales para las células y tejidos que forman todo el cuerpo.
Hidratos de carbono: Aportan la mayor parte de energía y son fuentes de nutrientes esenciales como la fibra, vitaminas y minerales. Lo ideal es que tus carbohidratos sean complejos como la avena integral o arroz salvaje, y no refinados como el azúcar blanco de mesa.
Vitaminas: Las frutas y las verduras son excelentes fuentes de vitaminas que promueven la eficiencia metabólica y el desarrollo adecuado del bebé. La vitamina esencial en el embarazo, el ácido fólico, es especialmente importante para el desarrollo del sistema nervioso y para evitar defectos en el ADN aún después de nacido.
Minerales: Estas sustancias contribuyen al funcionamiento correcto del cuerpo y se encuentran en productos de origen animal, frutas y verduras.
Los niveles de hierro y calcio deben de mantenerse constantes, pues de eso depende la adecuada producción de sangre y la formación adecuada de huesos.
Durante el embarazo se duplica la cantidad de sangre en tu cuerpo, por lo que necesitas ingerir muchos líquidos, y el hierro debe aumentar en tu dieta en forma de alimento o suplemento pues formarás lo doble de glóbulos rojos para poder transportar el oxígeno a tu cuerpo y al del bebé.
Lo ideal es beber agua sin calorías extras, es decir no incluyas zumos, refrescos, café con cafeína o leche en exceso, pues solo aportarán calorías de más.
Si te ha gustado el contenido del blog y esta entrada,  puedes hacerte seguidor a través de tu cuenta Google, facebook o Twitter.
Me encantaría que compartieras el enlace y aportaras un comentario .
¡! Mil gracias ¡!

Fuente: todopapas.com

6 comentarios:

  1. Gracias por los consejos! :) Yo ahora estoy embarazada de casi 17 semanas y hasta las 14 sólo había cogido 2 kg... A ver qué tal ahora después de las fiestas...
    Muy útil entrada!

    ResponderEliminar
  2. Hola Layla! Feliz año nuevo! Me alegra que te resulte útil la entrada. Enhorabuena por tu embarazo y nos seguimos por aquí . Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola!! acabo de dar con tu blog y me encanta tienes post que me van a servir de mucho. Este en concreto me parece genial. Estoy de 24 semanas y de momento solo he cogido tres kilos y medio. La verdad es que me cuido muchísimo, ya lo hacia antes y ahora más pero a veces tengo dudas sobre que cosas comer. Me gustaría encontrar ideas de cenas para embarazadas por ejemplo porque a mi se me agotan las ideas. Podías hablarnos de como lo haces tú.
    Por cierto, dices reducir el exceso de leche pero tengo entendido que es necesario tomar al menos tres vasos de leche al día o su equivalente en lácteos. Eso si, lo que tomo es semidesnatado.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Isa! Lo primero decirte que vas genial en tu embarazo...apenas has ganado pesó. En mi caso, fué al final del embarazo cuando cogí más peso, así que a partir de ahora cuídate, pero siempre pensando en tu bebé que es lo primero. Las cenas ligeras casi siempre ensaladas y fruta. Como bien dices los lácteos son súper importantes y yo tomaba sin abusar de ellos. Te agradezco tu comentario y nos leemos por aquí. Me alegra poder ayudarte!

    ResponderEliminar
  5. Pues entonces no lo estoy haciendo mal porque yo tambien ceno casi siempre ensalada con variedad de vitaminas y algo de proteinas como pavo o atún. Y ahora que es invierno me hago cremas de verdura y luego algo ligero como un huevo revuelto o pescado a la plancha. Luego fruta y si me entra hambre pues un vaso de leche. Suerte que me ha dado por las naranjas...
    Un saludo y gracias!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues entonces no lo estoy haciendo mal porque yo tambien ceno casi siempre ensalada con variedad de vitaminas y algo de proteinas como pavo o atún. Y ahora que es invierno me hago cremas de verdura y luego algo ligero como un huevo revuelto o pescado a la plancha. Luego fruta y si me entra hambre pues un vaso de leche. Suerte que me ha dado por las naranjas...
    Un saludo y gracias!!!

    ResponderEliminar

¡¡Gracias a tu comentario, por pequeño que sea, nuestro Blog se hace más y más grande!!

Large Grey Polka Dot Pointer