Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 11 de junio de 2014

¿Por qué es tan importante la vitamina D en el recién nacido?




 Recuerdo cuando nació mi peque, que el pediatra en la primera consulta no nos hizo mención a la importancia de esta vitamina. En la siguiente visita nos vio otro pediatra porque el primero justo se había jubilado, le pregunté por el tema, y puso el grito en el cielo porque el anterior no me había mandado las gotas de Vitamina D para dárselas cada día a mi bebé. Resulta que no hay consenso ni criterio unificado, porque algunos recomiendan simplemente un paseo diario por el sol o directamente te mandan las gotas. Todo depende en la mayoría de las ocasiones de cada situación, y por eso os pongo información al respecto. Cuando vayáis a consulta por primera vez con vuestro peque, si no os dicen nada preguntar por ello. Y a ver que os recomiendan… ya me diréis.

Existen múltiples vitaminas, descritas y estudiadas, que se dividen en dos grandes grupos hidro y lipo solubles, las primeras realizan sus funciones en el organismo bajo la presencia del agua y las segundas necesitan de la grasa para ser metabolizadas y llevar a cabo sus funciones, estas son las vitaminas A, D, E, K.

Función y beneficios de la vitamina D en bebés lactantes y recién nacidos



LA VITAMINA D: Esta vitamina como actividad principal y que más se conoce, es la de ayudar a fijar el calcio en nuestro huesos,  favoreciendo  el desarrollo de los mismos, por  ende previene en los niños una enfermedad conocida como Raquitismo, donde los huesos son frágiles, sobre todo aquellos que sostienen peso como las costillas, tibia, húmero, radio , entre otros; esta enfermedad está difundida en muchos lugares del mundo, de ahí  la importancia de la vitamina D para un lactante que está en continua formación.

EL RAQUITISMO
  forma parte de las enfermedades que se consideran carenciales, es decir por deficiencia de algún nutriente, de ahí la preocupación creciente de que los lactantes reciban todos los nutrientes necesarios para su correcto crecimiento y desarrollo.

La vitamina D tiene una peculiaridad y es que se sintetiza en nuestra piel a través de la luz solar, contando con las mismas propiedades de
 la vitamina D que consumimos en los alimentos. Las principales fuentes alimentarias de esta vitamina son: los aceites animales, sobre todo de pescados, salmón, sardinas, hígado, mantequilla, huevo (yema), leche.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda la lactancia materna
 exclusiva hasta el sexto mes de vida y complementaria hasta los dos años. Si se parte de la base que la  leche materna aporta los nutrientes necesarios para el lactante normal y sano.

 ¿En qué caso habría que suplementar esta vitamina?, ¿Es necesario que todos los lactantes la reciban?



Primero que todo hay que resaltar que aunque  la vitamina D en la leche materna se encuentra en bajas concentraciones, su  absorción  es muy alta y es raro encontrar deficiencias en lactantes amamantados, los expertos sugieren diferentes situaciones en las cuales debe suplementarse esta vitamina, como por ejemplo:

1.      Bebés prematuros y de bajo peso.
2.      Lactantes amamantados, por mujeres que van cubiertas, que no se exponen a la luz solar  y no  consumen suficientes alimentos fuentes de esta vitamina.
3.      Lactantes que por diferentes situaciones sean culturales o religiosas no reciben luz solar.
4.      Lactantes con pieles oscuras, un exceso de melanina puede disminuir la síntesis de esta vitamina en la piel.
5.      Cuando se usa bloqueadores solares, ya que esto no permite que se dé la síntesis de la vitamina.
6.      Personas que trabajan de noche, o que no suelen salir durante el día.
7.      Personas con estados nutricionales deficientes.
8.      Personas con problemas de vesícula biliar (ya que se necesita de la bilis para la absorción de esta vitamina).

La biografía cita que una exposición al sol de 30 minutos a la semana sería suficiente para sintetizar
 la vitamina D.  En España como en muchos países la exposición al sol puede hacerse durante casi todo el año, sobre todo en las épocas de primavera, verano y otoño, de manera que puedan tenerse reservas para la época invernal, lo anterior teniendo especial cuidado de no abusar de los rayos UV, ya que por todos es conocido el efecto nocivo de los mismos y el riesgo subyacente de cáncer de piel. Recordar que una exposición de tan solo 5 minutos al día  es suficiente para la síntesis de esta vitamina.


Fuente: parabebes.com

3 comentarios:

  1. Hola! Mi hijo salió del hospital con la piel y los ojos un poquito amarillos y me dijeron que le diera el sol en los paseos diarioa, lo mismo me dijo su enfermera en la 1 revisión (no me dieron la vitamina en formato de medicamento) Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Así es , algunos te recomiendan las gotas , otros consideran que con el sol de diario ya es suficiente . Yo creo que las gotas son imprescindibles en países tipo Rusia que no ven el sol en muchos meses , y bueno aunque las vitaminas son buenas , si El Niño está sano y fuerte y tienes algo de sol en esos meses , pues menos medicina para el cuerpo.

    http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Buena información como siempre...yo si se la estuve dando durante 6 meses...bueno he de reconocer que alguna vez se me olvidaba. Per es lo que tu dices, había amigas que se la habían prescrito para un año, otras 3 meses, otras ni mencionársela...no puedo con esta falta de consenso!!!

    Besossssssss

    PD: por cierto, ya he vuelto, jejejej

    ResponderEliminar

¡¡Gracias a tu comentario, por pequeño que sea, nuestro Blog se hace más y más grande!!

Large Grey Polka Dot Pointer