Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 19 de junio de 2015

Mi hijo ha empezado a tartamudear... ¿Por qué?


Hace aproximadamente 1 mes pasamos una etapa de mucha angustia con mi peque. Justo al cumplir 3 años, y de buenas a primeras empezó a tartamudear. Quería contaros de primera mano la experiencia porque cuando ocurrió me sentí bastante agobiada. No dejaba de buscar como loca respuestas y experiencias que me confirmaran que podía ser algo pasajero. Os cuento...
Mi hijo ha sido precoz en el lenguaje, con 1 año ya decía bastantes palabras y de 2 a 3 podía conversar fluidamente y con un vocabulario bastante grande. No lo digo yo como madre, me lo decían las profes o mamis que sus niños a la misma edad apenas hablaban con claridad, o no sabían muchas palabras. De un día para otro, empezó a atascarse al iniciar una palabra. Tanto que a veces le costaba respirar... Se me partía el alma porque era consciente del problema y él no entendía porqué le estaba ocurriendo. Él quería hablar con normalidad, contarme millones de cosas como siempre y no podía. " Mamá es que no puedo hablar" o " Mama es que no me sale" o " No puedo respirar, me canso..." Se me saltaban las lagrimas de verlo y ver sus esfuerzos por querer y no poder hablar con normalidad como antes. Fué duro porque lo primero que piensas es que puede ser algo patológico. Alguna enfermedad neuronal o que se yó... te vas a lo peor. Yo conocía el tema de la tartamudez fisiológica, pero no pensaba que pudiera afectarme o que fuera tan intensa. Hablamos con mi hermana que es psicopedagoga, con una logopeda, con la profe de la guarde y la orientadora. Todas coincidían en el diagnóstico de que era una etapa, que sería fisiológico y que igual que había venido se iría... A mi en ese momento y viendo la dificultad que tenía me parecía imposible. Queríamos hacer algo, lo que fuera, porque mejorara y paradójicamente lo que teníamos que hacer era precisamente NADA.
Esperar a que terminara las frases con paciencia y sin cara de angustia para que se sintiera comprendido, no agobiarle con preguntas que implicaran respuestas largas, no terminar palabras que quisiera decir, hacerle ver que le entendíamos y que  no había problema. Nuestro entorno mas cercano (abuelos y tíos) conocían el problema y ayudaron muchísimo porque desde el primer día siguieron las pautas que nos habían recomendado. Nos dijeron que podía estar hasta 1 año así y luego desaparecer, o que igual se instauraba, así que hacía falta paciencia y NO INTERVENIR TODAVÍA. Poco a poco fuimos relajándonos y normalizando la situación. Creo que eso fue fundamental para su cambio. En 2-3 semanas empezó a mejorar, nos dijeron que sus pensamientos iban mas rápido que su articulación para el habla, necesitaba tiempo para organizar todas las frases complejas que ahora tenía en la cabeza. Es un niño con mucha imaginación y la precocidad en adquirir el lenguaje eran dos factores que habían influido en lo que le estaba pasando. Igual que vino se fue, y ahora habla con normalidad, fluido y con el mismo desparpajo que siempre. Estamos muy contentos porque no ha llegado a pasar ni un mes y lo ha superado. Se que tenemos mucha suerte porque esto no es nada grave y por supuesto cosas hay peores. De verdad que lo pensaba mucho cuando le ocurría. Para mi lo peor era verle sufrir al principio, como os decía "el querer expresar y no poder". Si os pasa con vuestros hijos recordad que ante todo hay que tener paciencia. Me tenéis para lo que necesitéis. Siempre alivia compartir así que no dudéis en poneros en contacto conmigo a través del blog o por email: maternidadypsicologia@hotmail.com
Os dejo también un link por si queréis ampliar información del tema:http://www.tartamudez.cl/c30-01-padres.htm

¡Hasta pronto!
MYP

2 comentarios:

  1. ES MI CASO Y ME AYUDO MUCHO

    ResponderEliminar
  2. Cuanto me alegro Carolina!! Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias a tu comentario, por pequeño que sea, nuestro Blog se hace más y más grande!!

Large Grey Polka Dot Pointer