Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 10 de julio de 2017

Preguntas y respuestas sobre las Ecografías durante el embarazo


Revisando las estadísticas del blog, he descubierto que uno de los temas que más os interesan son las ecografías. Ya he publicado unos cuantos post sobre el tema (os dejo enlaces al final), pero he pensado que un resumen de preguntas frecuentes os podría venir bien para aclarar dudas. Aquí dejo la info que he recopilado:
¿Por qué es importante hacerse una ecografía?
La ecografía es útil para detectar algunas malformaciones y actuar de la manera más adecuada. Por ejemplo:
1. Se puede elegir el mejor momento para el nacimiento del bebé teniendo en cuenta la madurez del mismo y evitar el deterioro que suponen ciertas anomalías como, uropatías, crecimiento intrauterino retardado, etc.
2. Se puede planificar el tratamiento que necesitará el recién nacido y elegir el hospital más adecuado.
3. Algunas anomalías requieren una actuación urgente en el momento del parto. Si estas se conocen, el equipo médico podrá tomar las medidas oportunas.
4. En el caso de algunas anomalías, las alteraciones se pueden resolver tratando al feto dentro del útero.
5. Cuando existen anomalías incompatibles con la vida, dependiendo de la legislación de cada país, se puede interrumpir el embarazo.
 ¿Cómo se realiza una ecografía?
La mayoría de las ecografías durante el embarazo se realizan a través de la superficie de la piel del vientre materno. Se utiliza un gel frío como un medio conductor para ayudar en la calidad de la imagen. El procedimiento puede durar entre 10 y 15 minutos y no causa dolor.
En ocasiones, es necesario realizar una ecografía vaginal. En este caso, se inserta una sonda tubular en la vagina. Este método produce una calidad de imagen mucho mayor, pero no es el procedimiento más común.
Sin embargo, puede ser utilizado al principio del embarazo para obtener una visión más clara del útero o los ovarios si se sospecha de algún problema.
 ¿Puede dañar al bebé?

La ecografía es segura tanto para la madre como para el feto. Se utilizan ondas sonoras en lugar de radiación y por eso, es más seguro que las radiografías. Las ondas liberan calor, pero este es insignificante si son aplicadas durante el tiempo recomendado (no más de 15 minutos).
Algunos especialistas sugieren que las ecografías 3D o 4D pueden implicar algún riesgo para el feto. Los obstetras franceses destacan que, el aumento de la temperatura y las vibraciones en el interior del útero cuando la exploración se prolonga más tiempo del necesario, podría dañar al feto.
Los especialistas recomiendan no realizarse ecografías de más. Intentan concienciar a las madres de que las ecografías son herramientas médicas de diagnóstico y no se deben utilizar para hacer una sesión de fotos al feto.
 Tipos
Resultado de imagen de diferencias entre ecografias 3d y 4d
Ecografía transvaginal
Se puede realizar una ecografía transvaginal cuando el embrión es demasiado pequeño, para ver con más detalle alguna estructura fetal, para medir la longitud del cuello uterino, descartar una placenta previa, etc. Es decir, este tipo de ecografía se utiliza sobre todo durante las primeras semanas de embarazo.
Ecografía bidimensional o 2D
Es la más utilizada y sirve para detectar anomalías en el feto. Es la ecografía tradicional, pero es la que los médicos consideran necesaria.
Se puede realizar en cualquier momento del embarazo y estudia al feto en dos dimensiones en tiempo real, por ello, cuando el feto se mueve la imagen puede ser borrosa.
Ecografía Doppler color
Sirve para estudiar vasos sanguíneos y el corazón. Ayuda a determinar si la cantidad de sangre y su dirección son adecuadas.
Ecografía Doppler pulsado 
También estudia los vasos sanguíneos y el corazón. Pero en este caso, da información sobre el estado funcional de la placenta, oxigenación fetal y sobre si la sangre fluye con normalidad.
Ecografía 3D y 4D
La ecografía 3D recoge información volumétrica del objeto a estudiar (feto). Con esta se pueden apreciar mejor las formas del feto, como los rasgos físicos.
Cada día se utiliza más para descartar patologías internas y por ello, se están comenzando a introducir en la sanidad pública.
Por otro lado, la ecografía 4D recoge un efecto de movimiento continuo de volúmenes en tiempo real. Es decir, se puede ver el feto en movimiento, como si se estuviese viendo al feto en vídeo.
Se utiliza sobre todo para valorar patologías externas, como problemas en el paladar o los dedos.
La ecografía 3D y 4D no son necesarias desde un punto de vista médico. Una anomalía puede ser detectada con una ecografía 2D en el 90% de los casos. Aunque en ocasiones, pueden usarse para obtener datos más precisos del feto y descartar posibles anomalías.
Sin embargo, las ecografías 3D y 4D están muy de moda y muchas madres solicitan este tipo de imagen para poder ver la cara de sus bebés antes del nacimiento. A pesar, de que se pueden realizar en cualquier momento del embarazo, es recomendable hacerlas entre la semana 26 y 30 de embarazo.
¿Cuándo puedes conocer el sexo del bebé?
A partir de la semana 18 de gestación se puede determinar el sexo del bebé a través de una ecografía en más del 95% de los casos. En ocasiones, el bebé puede tener una posición en la que no se pueda ver el sexo.
 ¿Cuándo y cuántas ecografías son necesarias?
Resultado de imagen de ecografias por trimestres
En un embarazo normal se recomienda realizar tres ecografías, una en cada trimestre. Sin embargo, es posible que el médico aconseje más ecografías cuando se trata de embarazos de alto riesgo, embarazos múltiples, etc.
 1. Ecografía en el primer trimestre
Se realiza entre la semana 11 y 14 y sirve para ver donde está situada la placenta, el número de fetos y el pliegue nucal, el marcador más sensible y específico de Sindrome de Down (si los resultados muestran que el pliegue nucal es mayor de 2 mm).
También ayuda a determinar la edad gestacional, es decir, el número de semanas de embarazo. Al igual que sirve para detectar posibles anomalías o patologías en los órganos de la madre (en el útero o los ovarios).
Además, el especialista puede tomar nota de los siguientes datos:

  • Diámetro biparietal (DBP). Es el diámetro de la cabeza del feto expresado en milímetros.
  • Fecha probable de parto.
  • Circunferencia cefálica (CC). Es el perímetro del cráneo del feto expresado en milímetros.
  • La estimación del peso fetal.


El saco gestacional puede ser detectado a partir de las 4 semanas y media después del último período; y el latido del corazón del feto puede detectarse entre las semanas 6-7
2. Ecografía en el segundo trimestre
Se llama también ecografía morfológica y se realiza entre la semana 18 y 22 del embarazo. 
En este caso, la ecografía sirve para ver la formación de los órganos y detectar posibles anomalías en el desarrollo del feto. Se considera la más importante de todo el embarazo.
Se examinan los órganos del bebé como el corazón, pulmones, estómago, vejiga y riñones. Se comprueba que todos funcionen de forma correcta y se descartan anomalías.
En esta ecografía ya se puede conocer el sexo del bebé, tonicidad del feto, se comprueba de nuevo el número de fetos, las malformaciones, la posición de la placenta y la cantidad de líquido amniótico.
Dependiendo de los resultados y los datos obtenidos, el médico puede recomendar realizar pruebas de diagnóstico prenatal, como la amniocentesis, para establecer un diagnóstico más preciso.
 3. Ecografía en el tercer trimestre
Se hace entre la semana 33 y 34 para valorar el crecimiento fetal y detectar malformaciones tardías, como la hidrocefalia o dilataciones intestinales.
Esta ecografía también informa sobre lo siguiente:
1. Posición del feto en el útero: es un dato muy importante sobre todo en las últimas semanas de embarazos.
Lo ideal para un parto natural es que el feto esté colocado en posición cefálica, es decir, con la cabeza hacia el canal de parto.
2. Localización y estado de la placenta: La placenta puede entorpecer la salida del bebé durante el parto.
Además, puede envejecer antes de tiempo y no cumplir con su función, con lo cual el bebé estaría en peligro. En este caso, el especialista deberá actuar en consecuencia.
3. Cantidad de líquido amniótico: El líquido amniótico es un indicador de bienestar fetal y cuando disminuye el feto puede estar en riesgo.
En ocasiones, pueden ser necesarias ecografías adicionales durante el embarazo, sobre todo en los embarazos de alto riesgo, como, por ejemplo, cuando hay sangrado o embarazo múltiples
¿Quieres ver mas post relacionados con las ecografías publicados en el blog?:

Fuente: Maternidadfacil.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias a tu comentario, por pequeño que sea, nuestro Blog se hace más y más grande!!

Large Grey Polka Dot Pointer